'Ejército de los muertos': un salvaje espectáculo zombi con el que Netflix trae de vuelta al mejor Zack Snyder

‘Amanecer de los muertos’ supuso el debut en la gran pantalla de Zack Snyder, y puede que su popularidad haya crecido muchísimo desde entonces, pero ninguno de sus trabajos posteriores había logrado igualar el nivel de su impactante ópera prima. Por eso tenía tantas ganas de ver ‘Ejército de los muertos’, su regreso al cine zombi que es además su primera colaboración con Netflix.

Será el próximo 21 de mayo cuando la película llegue a Netflix, aunque una semana antes tendréis la oportunidad de verla en cines, y sospecho que la pantalla grande le sentará muy bien. Por mi parte, he podido disfrutar ya de ella en casa y no creo que llegue al mismo nivel de su ópera prima, aunque eso no quita que esté muy bien, ya que estamos ante una película salvaje y de lo más entretenida que y además cuenta varias escenas antológicas.

Snyder volando libre

Recuerdo que en la charla con Snyder en la que tuve la oportunidad de participar, el cineasta destacó que uno de sus objetivos con ‘Ejército de los muertos’ era ver hasta qué punto podía retorcer los tropos del cine zombi antes de romperlos, algo que no tarda en percibirse en pantalla. Para bien y para mal, estamos ante una película muy ambiciosa que no tiene problemas en juguetear con varios elementos habituales en este tipo de propuestas.

Eso lleva a que ‘Ejército de los muertos’ sea menos vibrante que ‘Amanecer de los muertos’. Es cierto que el contundente arranque nos mete en situación y que los geniales títulos de crédito iniciales nos preparan para una explosión de violencia, pero luego la sensación de urgencia tarda mucho más en llegar en beneficio de un relato con diferentes frentes pero en el que a la hora de la verdad vuelve a pesar por encima de todo la historia de un padre intentando reconciliarse con su hija.

Eso sí, ahí agradecí enormemente que Snyder rebajase un poco esa intensidad que define a su cine para intentar ofrecer una visión un poco más humana de lo que nos está contando. Tranquilos, eso no quiere decir que se traicione a sí mismo, sino que lo modula todo mejor para que no acaba siendo un sinsentido en términos de tono a la hora de abordar una película que está más marcada que ninguna otra por su presencia.

Escena Ejercito Muertos

Y es Snyder ejerce en ‘Ejército de los muertos’ como productor, coguionista, operador de cámara, director de fotografía y director. Aquí no hay un gran estudio limitando su visión como podía suceder en el caso de Warner y sus aportaciones al cine de superhéroes, y la primera consecuencia agradable de ello es que no hay vacíos extraños en la narrativa, de esos que quizá se pueda arreglar con una versión extendida pero que nunca debieron existir.

En ‘Ejército de los muertos’ queda claro que todo lo que deseaba Snyder está en la película, de ahí que su metraje se dispare hasta casi las dos horas y media para dejar que en términos narrativos todo tenga tiempo para respirar. Obviamente hay tramas más importantes que otras y personajes mejor desarrollados -pero todos tienen su oportunidad de brillar-, pero existe esa unidad de la que no siempre hace gala su cine y que ayuda a pasar por alto que la mitología que propone a veces se le escape un poco de las manos.

Se nota en la película que Snyder piensa estar creando poco menos que su obra de zombis definitiva. Y digo obra porque el universo de ‘Ejército de los muertos’ no va a limitarse a esta película, pues también están en marcha una precuela centrada en el personaje interpretado por Matthias Schweighöfer -todo un acierto dedicársela a él, ya que Ludwig es el mejor personaje de la función- y una serie animada sobre la caída de Las Vegas tras el estallido zombi.

Mucho que celebrar en ‘Ejército de los muertos’

Imagen Ejercito Muertos

Será entonces cuando tengamos una visión mucho más amplia de este universo y quizá se compense el hecho de que el contraste entre dos tipos de zombi no termina de funcionar. Unos acaban siendo poco menos que relleno y en los otros se intenta ahondar un poco en su jerarquía de una forma no especialmente satisfactorio. Eso lleva a que haya ciertos momentos en el tramo central de ‘Ejército de los muertos’ en los que el interés se resiente.

No es que en ningún momento la película se hunda, pero sí es uno de los motivos principales por los que no alcanza ‘Amanecer de los muertos’. Antes de eso habíamos tenido una suerte de mezcla entre ‘Escuadrón suicida’ y ‘Ocean’s 11’ para la formación de esa disparatada misión que lleva a un grupo de mercenarios a Las Vegas para recuperar una cantidad enfermiza de dinero.

Eso sirve a su vez para crear una estimulante galería de personajes que aportan lo que la película requiere de ellos. Ya he destacado a Schweighöfer, pero sería injusto pasar por alto al resto -aunque justo sea decir que lo relacionado con los planes de quien contrata a estos mercenarios es quizá el eslabón más débil de la película-, incluido un Dave Bautista que quizá no transmita todo el dolor que padece su personaje, pero eso le sienta de fábula a ‘Ejército de los muertos’ para no caer en esas sobrecargas de intensidad de las que a menudo hace gala el cine de Snyder.

Fotograma Ejercito Muertos

Aparte, como héroe de acción, su credibilidad es incuestionable, ayudando a dar una dosis extra de credibilidad en las situaciones en las que todo se descontrola ante la amenaza zombi. Ahí es cuando vuelve a hacer acto de presencia ese Snyder vibrante de ‘Amanecer de los muertos’ pero de una forma mucho más desatada, algo que al mismo que aporta espectacularidad, aligera esos pequeños problemas en los referentes a su mitología. Aquí hemos venido a fliparnos un poco, pero sin por ello olvidarnos de lo demás.

Y es que por encima de todo sobresale un Snyder que demuestra estar pasándoselo en grande libre de cualquier tipo de ataduras, de ahí que no tenga el más mínimo descaro en ir alternando lo emocionante, lo dramático, lo terrorífico y lo cómico con mucha soltura. Incluso tiene un puntito de mala leche en ciertos momentos que funciona de maravilla.

Eso no quita para que en lo técnico se note el máximo cuidado para ofrecer un espectáculo vistoso -aunque sin potenciar la búsqueda de la belleza plástica por encima de la narrativa- y sangriento que ayuda a pasar por alto que quizá se estire un poco más de la cuenta. No obstante, es en su tramo final cuando da rienda suelta a todo -vamos, cuando más se flipa con un sentido lúdico-, haciéndotelo pasar en grande en lugar de agotarte por una sobredosis de estímulos.

En resumidas cuentas

Tigre Ejercito De Los Muertos

‘Ejército de los muertos’ es una película en la que Zack Snyder ha podido jugar a su antojo con el cine zombi, dando la sensación de que no ha tenido ningún tipo de limitación a la hora de poner en imágenes su visión. Es cierto que de reinventar este tipo de propuestas tiene poco y que su forma de manejar la mitología de este universo no es tan certera como hubiera deseado, pero uno se lo pasa tan en grande con ella como seguramente lo hizo el propio Snyder.


La noticia

‘Ejército de los muertos’: un salvaje espectáculo zombi con el que Netflix trae de vuelta al mejor Zack Snyder

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.

Créditos: www.espinof.com